El producto desarrollado y el comprometido personal de atención al cliente nos han sorprendido gratamente.

Martha Dean

 

Plácido Domingo y Ana María Martínez

Amor de mi vida desde Salzburgo

 

Lunes 28 y martes 29 de mayo - pases: 18:00 -20:30 h.

Si hay un apóstol de la zarzuela, ese es Plácido Domingo. Lo volvió a demostrar, defendiendo el género desde el privilegiado escenario de Salzburgo.

 

El bravo unánime y la posterior ovación de los 2.200 asistentes de la Grosses Spielhaus que el tenor madrileño recibía tras el aria de La Tabernera del Puerto «No puede ser», primera propina del concierto, prueban la vigencia internacional de esta música tan española.


Un género musical típicamente español, la zarzuela es una ópera en español con diálogos hablados y lleno de una musicalidad agradable a menudo con melodías folklóricas: arias, dúos, coros de cuatro partes y bailes.

 

Mientras las zarzuelas en realidad nunca han formado parte de los repertorios de los teatros fuera de los países de habla española, las numerosas piezas vocales apasionadas, ardientes, o líricos han continuado prosperando en conciertos y recitales portodo el mundo.


Uno de los más renombrados y ardientes partidarios de la zarzuela es Plácido Domingo, quien aparece aquí en un concierto en el Festival de Salzburgo.

 

El tenor de fama mundial canta estas melodías seductoras y conmovedoras con la dulzura seductora de un hombre mucho más joven. Pinta delicadamente estudios de personajes, Domingo transporta al oyente extasiado a las calles y plazas de Madrid y Sevilla.

SINOPSIS

No era la primera vez que Plácido Domingo hacía una prueba de fe similar en este lugar, aunque en esta ocasión la propuesta despertierta un interés especial. 


La soprano Ana María Martínez, supliendo casticismo por técnica y sensibilidad hizo dudar al público si la verdad estaba en su palabra afirmando «de España soy», de acuerdo con la romanza de El Niño Judío, o en su currículum, cuando cantó por vez primera en este lugar un Così fan tutte mozartiano, habían leído que nació en Puerto Rico.

 

Por su parte, López Cobos, posiblemente el único director español que puede jactarse de haber dirigido aquí a la Filarmónica de Viena -y de eso hace 35 años- convenció a los músicos de la Orquesta del Mozarteum que secundaron sus propuestas: las castañuelas de la percusión sonaban a verdaderos crótalos, mientras los contrabajistas, abrazados al instrumento en el preludio de El Bateo, parecían bailar en una kermés de Las Vistillas.

Hubo calor para todos, pero el gran triunfo fue de nuevo para Domingo que, recibido desde su entrada a escena con un aplauso que muchos quisieran para final de su espectáculo, calentó motores desde el primer momento, convirtiendo en arte sus intervenciones.


Desde la romanza de Rafael, de Maravilla, que da nombre al espectáculo, hasta el aria de La canción del Olvido con que terminó su actuación en solitario antes de cerrar el espectáculo junto a su acompañante de cartel con un conocido dúo de Luisa Fernanda.

 

ORQUESTA
Mozarteum Orchester Salzburg


COMPOSITOR
Fernando Chueca, Federico Moreno
Torroba, Pablo Luna, Manuel de
Falla, Jose Serrano, Reveriano
Soutullo, Géronimo Jiménez,
Manuel Penella Morena, Pablo
Sorozábal, Ruperto Chapí y Lorente,
Ernesto Lacuona


DIRECTOR DE ORQUESTA
Jesús López COBOS


DIRECTOR
Karina FIBICH


PRODUCTORES
Unitel in co-production con ORF y
Arte en cooperación con Salzburg
Festival y Classica


DURACIÓN DEL ESPECTÁCULO
01h. 43 min.